Tras casi 10 años de innovaciones continuas, parece que el crecimiento del mercado de los smartphones se ralentiza y la magia parece no estar tan a la vuelta de la esquina.

Muchas esperanzas puestas en el Google Pixel que debería haber sido el primer teléfono concebido integralmente por el gigante de la innovación tecnológica continua pero que finalmente ha tenido que recibir la ayuda de HTC durante su etapa de desarrollo.

Son muchos los que opinan (y coincidimos con ellos) que los costes del terminal lo dejan en una grave situación de “fuera de mercado”.

Apple por su parte presentó el Iphone7 a principios del mes de septiembre (que lejos parece).

Se esperaba mucho ya que no era un cambio de S sino un cambio de cifra lo que tradicionalmente había supuesto mejoras sustanciales en el diseño.

Sin embargo la comunidad comprobó ésta vez que las diferencias en cuanto al diseño del Iphone 6S respecto del 7 no eran muy grandes (una decepción evidente).

Todos recordamos el espectacular cambio de diseño con la carcasa de cristal del Iphone 4 o el salto en las dimensiones de pantalla de los modelo 5 y 6.

Ésta vez los cambios estéticos han sido como poco “menores”, un botón home en bajo relieve, las antenas un poco desplazadas respecto del modelo anterior y la desaparición del puerto Jack.

Parece que Apple ha notado en sus carnes el efecto negativo de no satisfacer las voraces expectativas de sus seguidores y prepara una vuelta de tuercas para 2017 pero la conclusión es que 2016 ya sea desde la perspectiva de Apple como desde la de Google no pasará a la historia más que como un año de transición.
Autor: Yago Gianonatti