La Raspberry Pi entró en nuestra vidas para quedarse, actualmente en su tercera versión nos ofrece muchas novedades que abren un horizonte de posibilidades.La Compute module 3 recoge la base de la Raspberry Pi 3 introduciendo el concepto de “modularidad” que permite jugar con los componentes clave como la memoria o el SoC.

Está muy claro que la Compute Modelo 3 ha sido concebida para aplicaciones industriales y los usuarios avanzados.

Raspberry PI Compute Module 3

Teniendo en cuenta el interés global y también particular en el Pais vasco por la industria 4.0 esta nueva Raspberry parece que nos llega en el momento adecuado.

Su precio es ultra competitivo 35 € para la versión normal y 29 € para la versión Lite.

Para empezar vamos a contar con un SoC ARM mucho más potente, el broadcom (QuadCore Cortex-A53 a 1,2 Ghz con 1 G de RAM DDR2 SODIMM). Además tenemos la posibilidad de extender la capacidad de almacenamiento gracias a un slot SD.

En definitiva nos ofrece un rendimiento 10 veces superior a la Raspberry Pi clásica y una memoria “viva” dos veces superior.

Se nos presenta en dos versiones, una normal y otra Lite que no dispone de almacenamiento eMMC lo que nos obliga necesariamente a integrar una microSD para el arranque.Para llegar realmente lejos es necesario conectar una tarjeta de extensión IO Board V3 (CMIO3) cuyo coste es de unos 150$. Se puede igualmente utilizar el nuevo compute module en una máquina ya existente para reemplazar un compute Module de primera o segunda generación.

En cualquier caso con la solución propuesta se puede entrar en el terreno de comunicar y conectar diferentes dispositivos como robots, PLCs, sondas, medidores etc…

La ventaja es que ahora es factible evolucionar rápidamente los componentes en función de las necesidades. El compute Module IO Board da acceso a un buen número de conectores como punto de partida. Las posibilidades de uso son enormes y las necesidades de la industria 4.0 son una realidad que debiera impulsar la innovación en éste campo.

Autor: Yago Gianonatti